Bienvenido a ARCKALAB ¿Consultas? Escríbanos: somos@arckalab.com

¡¡¡Mi mala educación!!!

Vengo de la vieja escuela, esa donde
jugaba con palitos y rueditas, armando y desarmando, corrinchando y llorando
por no entender matemáticas.

Donde la maestra me tiraba tizas y borradores para aquietarme y mi madre me pegaba con correa en casa por usar la calculadora en los exámenes.

De aquel salón donde hice amigos de verdad
y me agarré a golpes con el bravucón de la escuela; de las birrias de beis con bates de ramas secas y así entendí qué era oler mal.

Aquella en la cual mis padres me compraron el uniforme, los zapatos y cuadernos que eran, no los que yo quería; repetí mochilas varios años y usé el maldito Baldor.

Hoy que han pasado 40 años, agradezco
a mis padres por la mala educación que me ofrecieron, ya que así aprendí a forjar mi propio camino y afrontar muchos retos.

Ellos con sus ejemplos me dieron valores, ya que hoy el respeto, la gratitud, la colaboración, la honradez y la humildad están conmigo, siendo una rara especie en peligro de extinción.

De la escuela, el colegio y la “U” no recuerdo mucho, solo unos pocos amigos y un par de buenos maestros/profesores, siendo aún
estudiante en la Universidad de la vida.

Si me buscas, me encontrarás en el
salón de inventores, aventureros, locos
y poetas, es ahí donde aprendí a VIVIR de verdad, cambiando el tener por el SER.

En fin, gracias a la mala educación
que recibí en la escuela, es que hoy
puedo decir que sigo APRENDIENDO más
de mi y del mundo, para ser mejor persona.

Paz y bien.

Abdiel Barranco C.

WhatsApp ¡Chatéanos!
A %d blogueros les gusta esto: